Compartir
print

Razones
•    ¿Intervencionismo o cinismo electoral?
-Jorge Fernández Menéndez-
EXCÉLSIOR

Para el PRI no hay medias tintas: si el presidente Calderón dijo en una reunión con Consejeros de Banamex que Josefina Vázquez Mota está a sólo cuatro puntos de distancia de Enrique Peña Nieto, según una encuesta que ni identificó, hay que denunciarlo ante el IFE.

Para el priismo, informar sobre una encuesta es un delito electoral, bueno o malo, acertada o no, es una intromisión inaceptable en el proceso electoral que, por supuesto, puede alterarlo en forma irreversible.

Para López Obrador, las cosas son siempre más sencillas: las encuestas, dijo, dicen lo que quieren que digan los que las pagan.
Quizás por eso la de su casa encuestadora lo muestra, a diferencia de todas las demás, muy arriba, en una segunda posición que hoy nada percibe.
O quizás por eso, hace seis años, hasta el último día de la campaña insistía en que él estaba diez puntos por arriba de Calderón.
El grado de ridículo al que está llegando nuestra clase política alcanza ya cotas inigualables.

Yo no sé si Josefina está o no cuatro puntos debajo de Peña Nieto, pero no me cabe duda de que la elección del primero de julio será muy disputada; que probablemente sea una elección entre esos dos aspirantes que, con todo, López Obrador, aunque quede en tercer lugar, no tendrá una participación tan desafortunada como la que tuvo Roberto Madrazo hace seis años y sé también que si las encuestas están bien hechas, si fueron realizadas por empresas profesionales (y en México las hay), los resultados que muestran suelen ser verosímiles.

El problema con las encuestas no está con quien las realiza, sino con quien las lee e interpreta. Pero hay que ser un muy mal político para encargar una encuesta simplemente para ratificar sus propias opiniones.

El tema, en todo caso, no son las encuestas, sino qué se entiende por la participación presidencial en una campaña.
Al priismo le parece terrible que Felipe Calderón haya hablado de una encuesta electoral, pero le parece perfectamente aceptable que sus gobernadores participen en actos de campaña de Peña Nieto o que Eruviel Ávila diga que apoyará con todo a su antecesor.
El PRD le exige mesura y control al Presidente pero le parece perfectamente aceptable que Marcelo Ebrard pueda participar en forma abierta en el proceso de selección de su candidato en el DF, en la integración de las listas de delegados, asambleístas, diputados y senadores.
A mí me parece correcto que todos ellos opinen y participen, pero me parece cínico hacerlo y al mismo tiempo exigirle a los otros que no lo hagan.
Los límites de la intervención de los gobernantes en el proceso electoral deberían ser aparentemente muy claros: no se pueden utilizar recursos públicos para las campañas propias o de otros candidatos.

Los recursos del Estado no pueden estar a disposición de ningún partido o aspirante.
Nada más y nada menos.

No me parece nada grave que un gobernante, sea el Presidente, un gobernador o el jefe del GDF opine sobre las elecciones: al contrario, es sano y es positivo que ello ocurra, así sabemos qué piensa cada uno de ellos. Y como los comicios no dejan de ser siempre un ejercicio plebiscitario, el premio o el castigo funcionan perfectamente bien en ese esquema.

Me parece grave que un Presidente, un gobernador o un jefe del GDF pongan los recursos públicos a favor de un aspirante o de una elección.
Y cuando hablamos de recursos públicos nos referimos a dinero contante y sonante pero también a la propia estructura de operación del gobierno.
Alguien dirá que encargar una encuesta desde la Presidencia para saber cómo están las preferencias electorales y darla a conocer implica exactamente eso.
Por supuesto que no: mal haría cualquier gobernante de cualquier nivel en no indagar cuál es el nivel de preferencia electoral.
Lo hacen Los Pinos y lo hacen desde el día uno de su mandato todos los gobernadores del país.

Hay un interés deliberado en tornar más complejo el proceso electoral; en plantear desde ahora las causas de un supuesto intervencionismo electoral que lo descalifique; en buscar culpables externos en cualquier modificación de las expectativas que se crearon en el pasado.
Y me parece que en ese camino no se escatimarán esfuerzos, aunque para ello se tenga que hacer cotidianamente el ridículo.
Del Real a Nuevo León

La mejor noticia que podría tener Nuevo León en el terreno de la seguridad es la llegada como secretario de seguridad pública del general Javier del Real.
Conoce Nuevo León, sabe cómo operar, es un militar serio, formado y capaz y tiene la capacidad y la entereza como para hacerlo.
Sólo una cosa le impediría no tener éxito: que la propia estructura de gobierno local no lo deje actuar y operar como sabe y puede.
No creo que el general Del Real haya aceptado esa encomienda, que en su momento había declinado, sin estar absolutamente seguro de que tendrá en sus manos los instrumentos necesarios para cumplir con sus objetivos.
____________________________________
Circulo Estratégico
•    Gurría sugiere “agendas mínimas” para México
-Carlos Mota-

Me reuní con José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que estuvo presente en la reunión de ministros y gobernadores de bancos centrales del G20.
Agudo, insiste en las reformas estructurales necesarias para México, pero dejó ver una nueva solución, quizá más light que las reformas estructurales, a la que llamó “agendas mínimas”, para que países como México detonen su crecimiento.
Así lo dijo:
“No hay que descansar, hay que seguir con las reformas. Hay que hacer entre los partidos políticos acuerdos de agendas mínimas nacionales.
Hay que sacar la reforma laboral, la fiscal, la de la energía, la de la educación, para que México pueda mantener su competitividad”.
No habría que desperdiciar la sugerencia de Gurría.
Quizá las agendas mínimas serían un paso intermedio hacia las reformas estructurales.
¿Es México un ejemplo, por sus condiciones macroeconómicas, para otros países?
“Pues la verdad es que a México le va bastante bien (…) tiene un sistema financiero estable; bien capitalizado; está creando empleos —en un momento en que en Europa se están destruyendo empleos— (…)
Aquí hay que ver el vaso medio lleno, y es justo hacerlo así…”.
¿Se le respeta a México en este contexto?
“Por supuesto. Ahora está de anfitrión del G20, y más países y funcionarios se están fijando y preguntando ¿a qué clase de país vamos a ir a reunirnos?”.
Apuntó:
“Hoy muchos países se felicitan por no tener los problemas que tiene Europa.
Normalmente los países europeos se juntaban para hablar de los problemas económicos de los países de América Latina.
Y ahora en América Latina nos reunimos para hablar de los problemas de Europa y de cómo se les va a ayudar”.
¿Qué tiene que decir el secretario general de la OCDE a un ciudadano promedio respecto del tema Grecia?
¿Terminó ese riesgo?
“Es muy difícil explicarle a una persona con detalle las implicaciones de lo que está pasando en Grecia.
Lo que la gente sí sabe muy bien, es que hay ciertos límites de lo que se le puede exigir a las sociedades; pero por otro lado, entienden, aceptan y respetan que los países que abusaron y se endeudaron excesivamente… pues tienen que corregirlo”.
________________________________________
La Historia en Breve
•    Nadie está pidiendo un Calderón castrado
-Ciro Gómez Leyva-

El presidente Calderón tuvo la oportunidad de corregir rápidamente sus excesos en el foro de consejeros de Banamex y, al menos de palabra, lo hizo.
El jueves protagonizó el escándalo de la encuesta que ponía a Josefina Vázquez Mota en un virtual empate técnico con Enrique Peña Nieto.
El viernes se sirvió del discurso del Día de la Bandera para afirmar que entendía la “sensibilidad política de los participantes” y que, en adelante, haría lo necesario para “despejar cualquier suspicacia y evitar expresiones o acciones que puedan generar recelo o desconfianza entre los ciudadanos y los actores políticos”.
Se comprometió, asimismo, a “actuar como demócrata”.
Sin embargo, dejó abierta una especie de salida de emergencia al advertir que, aunque lo hará con especial cuidado y responsabilidad, no claudicará de sus “propias ideas y convicciones”.
Ojalá no reprima sus ideas y convicciones.
Creo que nadie está pidiendo un Presidente castrado, sino uno que evite reproducir los abusos de Vicente Fox en la elección de 2006.
Uno que se parezca menos a Fox y más a Ernesto Zedillo.
Y eso obliga a no expresar de aquí a julio frases sobre el riesgo de que regresen los “malos gobiernos del pasado”.
A demandar un rigor de 100 en las eventuales averiguaciones judiciales a funcionarios y ex funcionarios del PRI y el PRD.
A no voltear a ver a Josefina.
A dejar de repartir dinero a manos llenas a los pobres en actos oficiales.
A conducirse, en fin, con el pudor de un jefe de Estado en una competencia que no es la suya.
Con la grandeza de quien vivió el reciente capítulo de divisiones y odios y puede hacer mucho para que no se reedite.
No es mucho pedir.
_________________________________
Política cero
•    Johan Cruyff, Lubezki, Bichir y el robo del Oscar
-Jairo Calixto Albarran-

Nomás llegó Johan Cruyff a las Chivas y el rebaño sagrado se arrancó de encima la pésima racha.
Frente al sospechosismo que se ceñía sobre la venerabilísima figura del futbol mundial y ante las advertencias de que sólo venía al Omnilife a saquear las arcas de Vergara —lo cual es imposible, pues siempre habrá quien caiga en sus garlitos de productos milagro—, la sola presencia del contramaestre de la Naranja Mecánica despertó de su letargo a los rayados, pero sobre todo a su abrumado técnico, el tal Ambriz, que ya estaba peor que Mr. Bean Cordero.
Y bajo la presión de aquella atmósfera, jamás se le ocurrió a la estrella del Barcelona y el Ajax tropezar con la metodología del zoon politikon nacional que, a la menor provocación, se les despiertan los delirios de persecución y el síndrome del compló mal atendido.
Y miren, luego de declarar que “pensar que porque estoy acá, van a ganar, es absurdo, queremos ver dónde está el fallo”, las Chivas les ganaron a los temibles Santos.
Así, habría que decirles a nuestros queridos políticos que ya es momento de que se inventen otros lugares comunes, porque ya estamos un poco hasta la madre de que, cada vez que son señalados, criticados, acusados, recurran a frases hechas del tipo “el que nada debe nada teme”, “duermo como un bebé”, o, peor aún, en el estilo muy moreiriano del ex góber tamaulipeco y precandidato priista a pasar a lo barrido al Senado, Manuel Cavazos Lerma, que, frente a las investigaciones sobre su presunta colaboración con el narcotráfico, o dice que todo se trata de una cortina de humo, o que hay intriga en su contra… para rematar con que de todos modos duerme a pierna suelta.
Y lo peor es que estos personajes ni siquiera se toman la molestia de acompañar sus dichos lugar-comunescos con una foto que ofrezca pruebas de sus parábolas.
Aunque reconozco que sería un poco grotesco ver a Eduardo Bours (el inolvidable y humanista ex góber de Sonora que, ante el drama de la guardería ABC, se lavó las manos) durmiendo como el bebé de Rosemary, o a Cavazos Lerma durmiendo a pierna suelta (sólo por el morbo de saber si aún así usa sombrero, y si éste es el que le administra los discursos).
O sea, qué les hace pensar a nuestros políticos que por decir esas cosas son más creíbles, verosímiles y admirables. Mejor, ante los reveses, los michoacanazos y los linchamientos, deberían de hacer lo que Michael Douglas, echarle la culpa de todo a su adicción al sexo.
Sólo espero que ante el robo de que fueron víctimas Demián Bichir y Lubezki, no salgan con que fueron víctimas de un cuatrote de la PGR.

Clase Política
•    La reforma penal
-Miguel Ángel Rivera-

Tan comentada en los últimos días, la reforma penal implicará importantes cambios no sólo para los encargados de aplicar la justicia, sino también para los ciudadanos aparentemente alejados del mundo penal.
Por ejemplo, la sociedad tendrá que asimilar casi de golpe a miles de presuntos delincuentes que deberán salir de las prisiones en cuanto se revisen sus casos, lo cual no se ha podido hacer a la fecha por el enorme volumen de trabajo acumulado en los juzgados.
No es por falta de voluntad de los jueces. Por ejemplo, el Tribunal Superior de Justicia del DF, presidido por Édgar Elías Azar, ya ha preparado al equipo humano, pero faltan recursos materiales.
La cosecha
El intento de Felipe Calderón por impulsar a la precandidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota, con supuestos buenos resultados en las encuestas, no quedará sin respuesta.
El ex gobernador de Zacatecas Ricardo Monreal, coordinador de campaña del precandidato presidencial de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, anunció que el Movimiento Progresista presentará otra denuncia ante la Fepade contra el mandatario por la intromisión ilegal en el proceso electoral con el uso de recursos públicos…
Aunque admitió que parece tratarse de un paso adelante, Manlio Fabio Beltrones anticipó que, antes de ser aprobado, el acuerdo de México con Estados Unidos para explotar yacimientos petroleros transfronterizos estará sujeto a una revisión meticulosa por el grupo parlamentario del PRI, el cual actuará conforme a lo que más convenga a México y a los mexicanos…
El PRI es la mejor opción tanto en el Distrito Federal como a escala federal, porque asegurará que los jóvenes tengan oportunidades de desarrollo en actividades de ciencia y tecnología, afirmó el delegado del tricolor en el DF, Gustavo Cárdenas, durante un encuentro con la Organización Democrática de Estudiantes Técnicos…
El Instituto Nacional de Migración informó que, luego de haber sido deportados por autoridades de EU, 270 mil 197 connacionales fueron atendidos como parte del programa de repatriación humana entre enero y diciembre de 2011, cifra superior a la reportada en 2010, cuando se atendió a 267 mil 317 mexicanos…
El acceso a la información es fundamental para emitir un voto responsable, pues el ejercicio de ese derecho permite evaluar a gobiernos y a partidos políticos, expresó la presidenta del IFAI, Jacqueline Peschard…
El Estado mexicano atraviesa un debilitamiento de sus instituciones, lo cual le ha llevado a perder el rumbo y durante los últimos 15 años la política social sólo se ha concentrado en transferir recursos fiscales a la gente más necesitada mediante programas asistencialistas, ineficaces y clientelares, aseveró el ex secretario de Desarrollo Social Carlos Rojas Gutiérrez durante la presentación de la revista Confluencia XXI.

Astillero
•    Secuela envenenada
•    Claridad necesaria
•    AMLO endurece discurso
•    López Rosas y la PF
-Julio Hernández López-

La intervención venenosa de Felipe Calderón en el proceso electoral, con pancartas de falsa estadística a favor de su candidata, Josefina Vázquez Mota, quiso ser convertida en carta de buena conducta pinolera a partir de un manejo declarativo tramposo con el que el infractor consuetudinario pretende construirse una estatua propagandística de demócrata comprometido y hombre de leyes, cuando sus antecedentes y conducta actual indican de manera persistente todo lo contrario.
El golpe dado por el jefe de campaña del PAN ante consejeros de Banamex tiene el tufo de la marca depredadora de Antonio Solá, el propagandista asignado a Vázquez Mota, y reinstaló de manera inmediata en el accidentado escenario electoral el fantasma de la injerencia descarada del poder federal para distorsionar el curso comicial e imponer a un sucesor, miembro de la misma bandería y al costo que fuera.
Sin embargo, a pesar de la gravedad que significa esa intromisión grosera de parte del beneficiario del fraude electoral que mantiene divididos a los mexicanos y al país sumido en la barbarie y la corrupción, no se han escuchado hasta ahora ni disculpas reales del presunto delincuente electoral (referido a 2012, por cuanto PRI y PRD han presentado sendas denuncias ante los órganos institucionales que deben atender esos asuntos) ni una exposición clara y confiable de lo que sucedió en esa reunión con directivos bancarios.
Es indispensable, en aras de reinstalar cuando menos el grado de por sí deficitario de confianza que podría tenerse antes de las famosas encuestas amañadas de Calderón, que éste deje de asumir posturas de continuidad mendaz y reconozca plenamente su error, ofreciendo públicas disculpas precisas y generando mecanismos plurales que ayuden a disolver una parte de la nubosidad ya instalada sobre esos comicios.
También es fundamental conocer tanto el video de la reunión con centenares de consejeros de Banamex como los datos correspondientes a la citada encuesta, que no está registrada ante el IFE y de la cual se ignora el origen de los fondos con que fue pagada y el interés público que el gobierno federal podría invocar para justificar ese pago de un servicio para fines partidistas.
Por lo pronto, la carga negativa que ha mostrado Los Pinos ha revivido en tono todavía cuidado el discurso de combate de Andrés Manuel López Obrador. Desde que apareció con su tesis de la República amorosa, el tabasqueño no había acumulado tanto fraseo confrontacional como en estos días recientes.
Y no es para menos, pues lo pretendieron desplazar de la contienda entre tres para centrarla en PRI y PAN, conforme a la treta de Calderón y sus personalísimas encuestas.
Además, le han tratado de pintar como un contendiente en retirada, deseoso de irse a retumbantes lugares recónditos y atacados por males de salud.
Y ahora le han comenzado a retirar propuestas de entrevistas en medios electrónicos a cuenta de un infundado temor de concesionarios de radio y televisión a presuntas sanciones por tener frente a sus cámaras y micrófonos a candidatos, aunque el propio IFE ha sido claro en señalar que tales entrevistas pueden hacerse.
Ya se verá si la vaporosidad romántica va cediendo paso a la realidad.
Astillas
Es difícil desligar la orden de aprehensión contra el ex procurador guerrerense Alberto López Rosas del hecho de que él ha sido un persistente y temprano denunciante de lo que la Policía Federal hizo en Ayotzinapa el 12 de diciembre pasado, cuando murieron dos estudiantes normalistas.
Fuese por decisión propia o por sesgada instrucción de su timorato jefe, Ángel Aguirre Rivero, que lo dio de baja de la Procuraduría General de Justicia del estado de Guerrero (junto con el titular de la Secretaría de Seguridad Pública en la entidad) para tratar de calmar las turbulencias sociales y políticas derivadas de ese incidente de fuerte resonancia, López Rosas (hijo del polémico Alfredo López Cisneros, conocido como El rey Lopitos, que fue dirigente de pepenadores de basura en Acapulco) se lanzó de frente contra la versión inicial que pretendía eximir de responsabilidades en aquella represión a la Policía Federal.
Ahora, cuando pretende incluso ser precandidato a presidente municipal del famoso puerto guerrerense, la PGR ha obtenido de un juez federal una decena de órdenes de aprehensión, entre las que va la del perredista que ya ocupó ese mismo cargo municipal y una diputación federal…
El lector Enrique Olivares Almanza reprocha, desde territorio cibernético de la UAM Azcapotzalco:
Usted da la impresión de que está a favor de los que buscan el cambio a favor del pueblo (…) pero bajita la mano le tiende el tapete al candidato de los oligarcas y extranjeros, aunque saben que de todas las encuestas hechas, las más increíbles y dudosas son las de las encuestadoras siempre voceadas por los medios de comunicación:
Tv, radio y diarios de circulación nacional.
Esto lo veo continuamente en sus columnas.
Es usted muy servil del Sr. Peña Nieto y no hay fundamentos verdaderamente claros y ciertos para creer que es el que va adelante en las encuestas.
También critica que aquí se hubiera escrito que el tabasqueño es candidato gracias a una presunta encuesta de opinión de la que no se supo más, pues tales letras astillosas parecerían significar que la postulación se hizo a través de una encuesta amañada y no hubiese llegado de haberse hecho una encuesta honesta con una metodología seria.
Le concedo que, efectivamente, el sondeo fue todo un fraude, pero de que sólo así logró AMLO llegar nuevamente a la candidatura es como si usted pensara que nos chupamos el dedo la gente común y corriente.
Olivares Almanza dice que el tecleador les da armas a los enemigos de AMLO, que son los enemigos del pueblo, de la gente necesitada, pero cierra su carta aclarando que no soy enemigo de usted, me sorprende su claridad de visión y su amplio espectro de vocabulario y estructura gramatical.
No estoy componiendo nada, sólo lo admiro como columnista…
¡Hasta mañana!
_________________________________
Opinión
•    La lámina
-Pepe Grillo-

Priistas y perredistas no quitan el dedo del renglón.

No tienen ninguna intención de darle vuelta a la página.

En consecuencia, va para largo el episodio de la lámina que mostraba a Josefina pegada a Peña.

Los famosos cuatro puntos. El empate técnico.

El “usted disculpe” del presidente Calderón no los dejó satisfechos.

Lo que pretenden es que el IFE se pronuncie al respecto para reducir los márgenes de operación política del mandatario.

Están estirando la liga.

Puede usted apostar, doble contra sencillo, que Calderón no se disculpará dos veces

Protagonista

¿Dejamos pasar demasiado tiempo?

Tal vez sí.

Desde hace más de una década el tema de los yacimientos petroleros preocupa y ocupa a las compañías petroleras con sede en Texas.

Desarrollaron allá tecnología necesaria para abastecerse de hidrocarburos en aguas profundas.

Nosotros nos limitamos a observar desde lejos, desde Campeche para ser precisos.

Así las cosas, poco o nada podemos hacer para evitar el “efecto popote”.

Desde los tiempos en que se puso de modo el llamado Hoyo de Dona, la senadora Rosario Green ha sido testigo privilegiado del proceso.

Ella podrá responder a la pregunta: ¿perdimos mucho tiempo?

Fibra

Cuenta la leyenda que el general subió corriendo hasta el Cristo de Corcovado, en Río de Janeiro.

Reporteros mexicanos y cariocas se quedaron viendo, pero ninguno se animó a seguirlo.

Desde entonces, la fama del general Jesús Castillo, jefe del Estado Mayor Presidencial, como corredor imbatible creció como la espuma.

No extraña que en la carrera “Fuerza de México”, organizada por la Sedena, fuera foco de las miradas.

Si sigue corriendo de esa forma, en los tiempos por venir el general Castillo llegará muy lejos.

Fertilidad

¿Los turisteros se encomiendan a Tláloc?

Tal vez sea su apuesta para eludir, en definitiva, la sequía de visitantes.

Y es que la ceremonia por el aniversario del Acuerdo Nacional de Turismo se llevará a cabo el martes a mediodía en la fuente de Tláloc, en la segunda sección de Chapultepec.

La firma del Acuerdo Nacional dotó a la industria turística de una carta de navegación que señala el rumbo más allá de los límites sexenales.

El Acuerdo es la huella del paso de Gloria Guevara Manzo por la Secretaría de Turismo.

El dios de la lluvia será de gran ayuda para que el turismo entregue frutos generosos. Los necesitamos.

Amenazas cumplidas

La Procuraduría General de la República hizo buenos los pronósticos.

Obtuvo diez órdenes de aprehensión por el caso Ayotzinapa, entre ellos contra el ex procurador de Guerrero, Adalberto López Rosas.

La acción penal se fue de lado de los funcionarios estatales.

Ningún policía federal tendrá que rendir cuentas a la justicia.

Gente del estado está molesta, lista para las movilizaciones de protesta.

De manera que el caso de los normalistas baleados en la Autopista del Sol pasará de ser un caso judicial a uno político.

Y, para no variar, parafraseando al clásico: la verdad, porque parece mentira, nunca se sabrá.
_________________________________
Interinato político
•    Del narco a Peña: ¿pactan o los derrocamos?
-Ricardo Alemán-
EXCÉLSIOR

Como no había ocurrido con los grupos criminales que operan en el territorio nacional, la banda de los llamados zetas declaró la guerra al Estado mexicano, luego de que la Secretaría de Seguridad Pública federal se hizo cargo, directamente, de la seguridad pública y de los penales en el estado de Nuevo León.
Mediante narco-mantas y narco-bloqueos, el grupo criminal le advirtió al gobierno de Felipe Calderón “y al que venga”, que “lo único que le queda es pactar con nosotros, porque si no los tendremos que derrocar y tomar el poder a la fuerza, como hasta ahora”.
Las advertencias y amenazas del grupo criminal se produjeron luego de la matanza en el penal de Apodaca, en donde la banda de Los Zetas masacró a 40 presos vinculados al cártel del Golfo —a semanas del escalofriante crimen colectivo del Casino Royale— y días después de que los poderosos hombres de empresa regios le plantearon un ultimátum al gobernador de Nuevo León, el priista Rodrigo Medina, a cuya gestión acreditan la ingobernabilidad que vive el estado.
Sin embargo, la amenaza lanzada por la banda criminal va mucho más allá de la disputa por un estado como Nuevo León.
En realidad se trata de una declaración de guerra al Estado mexicano todo y al que, según la banda criminal, será el nuevo presidente.
El mensaje parece directo a Enrique Peña Nieto.
Y si existen dudas, a continuación la parte medular del mensaje criminal.
“Comunicado al pueblo de México.
A la opinión pública.
“Nuevo León es territorio de Los Zetas y el poder lo demostramos con hechos.
Y aunque no les guste, Rodrigo Medina me obedece (sic) porque lo apoyamos para llegar a la (sic) gobernatura.
“O que pensaban que los 20 millones de dólares que entregó el (sic) lic. Manuel Quiñones (a) (sic) lic. Many cuñado o concuño de Aldo Facsi Zuazua para la campaña de Medina era gratis?
“O todo lo que pagamos para los gastos de Rodrigo a través de Agustín Serna de la CROC, no lo íbamos a cobrar?
“Por eso, hago lo que quiero en Nuevo León.
Porque me pertenece y libero a quien yo quiero de los penales y mato de igual manera a los contras del CDG.
“Acéptenlo, lo único que queda al gobierno de Calderón y al que venga es pactar con nosotros, porque si no los tendremos que derrocar y tomar el poder a la fuerza como hasta ahora.
“Ya se han dado cuenta que ni con el apoyo del gobierno de los Estados Unidos (ICE, ATF, FBI Y DEA), mucho menos con la Marina, Ejército, AFI, SIEDO, PGR van a poder con nosotros porque aquí mandamos Los Zetas”. Hasta aquí la cita.
¿Qué debemos entender de un mensaje en el que las bandas criminales revelan haber financiado la campaña del ahora gobernador de Nuevo León?
¿Qué entender del mensaje de que el grupo criminal es dueño de esa entidad, en donde hace lo que quiere; desde controlar al gobernador, hasta mandar en las cárceles y matar a sus adversarios?
¿Qué entender de la advertencia de que al gobierno federal —sea el actual o el que viene— no le queda más que pactar con ellos o, de lo contrario, derrocarán al gobierno y tomarán el poder por la fuerza?
Lo cierto es que no parecen y no son un asunto menor —para el gobierno federal y para los presidenciables—, la proliferación de la violencia en el otrora próspero y seguro estado de Nuevo León, las demostraciones de fuerza de bandas criminales como Los Zetas, y las amenazas de que el gobierno actual —o el que viene— pacta o será derrocado.
En realidad se trata de la confirmación de que en la elección presidencial las bandas criminales no serán ajenas; que participarán de manera activa —como ya lo hicieron en Michoacán— con el financiamiento a los candidatos de su conveniencia y que, por supuesto, calentarán las plazas que sea necesarias, para forzar un pactar con el gobierno que se va o, en su caso, con el gobierno venidero.
¿Y cuál es el gobierno que viene?
Según la banda criminal de Los Zetas, el candidato que se convertirá en el nuevo Presidente se llama Enrique Peña Nieto.
¿Por qué esa certeza?
Por eso, porque la guerra y el ultimátum lanzados contra el gobierno de Nuevo León y contra el gobernador, Rodrigo Medina, es un mensaje directo contra Enrique Peña Nieto.
Y si no, al tiempo.
EN EL CAMINO
Continúa en radio y televisión, como si nada, el spot que promociona la candidatura presidencial de AMLO, a través de Morena y del PRD, y que caracteriza el actor Héctor Bonilla.
¿Hasta cuándo continuará la farsa y la parcialidad del IFE a favor del candidato de las llamadas izquierdas?
Y luego se quejan de perder credibilidad.
________________________________________
Leo Zuckermann
•    Está en juego la credibilidad del Presidente
EXCÉLSIOR

La semana pasada, durante la asamblea de consejeros de Banamex, no fue la primera vez que el presidente Calderón presentó resultados de encuestas que ponían a Josefina Vázquez Mota cerca de Enrique Peña Nieto.
Ya lo había hecho con otro grupo de empresarios en una comida en Los Pinos días antes.
En aquella reunión, el Presidente informó una diferencia de dos a seis puntos porcentuales del priista sobre la panista.
Calderón tiene todo el derecho de intervenir en el proceso electoral siempre y cuando respete la ley y no utilice recursos públicos.
Yo, por mí, que diga lo que se le pegue la gana.
Que recomiende abiertamente que la gente vote por los candidatos de su partido, por ejemplo.
No porque lo diga el Presidente los votantes vamos a cambiar nuestras intenciones de voto.
¿O sí?
De hecho, puede ocurrir lo contrario: que como lo recomienda el mandatario, la gente hace lo contrario.
Sobre todo ahora en que Calderón no es un gobernante muy popular que digamos.
Según la última encuesta de Consulta-Mitofsky, 49% de la población está de acuerdo en su forma de gobernar y el 49% está en desacuerdo.
Es una tasa de aprobación baja para los estándares de la popularidad presidencial en México.
El Presidente tiene todo el derecho de apoyar y pedir pública y transparentemente el voto a favor de los candidatos panistas, incluyendo a Josefina.
También tiene derecho de decir que, de acuerdo con sus encuestas, la panista está más cerca de Peña de lo que demuestran todas las otras encuestas publicadas.
De hecho, tiene derecho de decir lo que quiera porque eso es lo común y corriente en una democracia liberal.
Pero la libertad de expresión conlleva una responsabilidad.
Los que opinamos públicamente sabemos que lo que decimos tiene consecuencias.
Consecuencias que tenemos que asumir.
En última instancia lo que está en juego es nuestra credibilidad.
Lo mismo con el Presidente.
Él puede decir algo que no coincida con la realidad.
Pero tiene que estar consciente que sus dichos tienen consecuencias, sobre todo para su credibilidad.
Él puede informar que, con encuestas pagadas por su partido, se observa hoy una elección cerrada, cuando otros sondeos independientes muestran que sigue abierta.
La pregunta es si nosotros, los ciudadanos, se lo creemos.
Yo no.
Yo le tengo más confianza a lo que dicen encuestadores serios como Roy Campos, Jorge Buendía, Francisco Abundis o Ulises Beltrán.
Y he ahí el problema para Los Pinos: que resulta más creíble la palabra de los encuestadores que la del Presidente de México.
Esto en materia de encuestas pre-electorales.
Pero, al decir que él ve una elección cerrada donde no existe, el Presidente se arriesga a que no le creamos en otros temas.
Cuando diga, por ejemplo, que la guerra contra el crimen organizado se va ganando.
O que en México vamos avanzando en la educación.
O que en su gobierno no hay casos de corrupción.
O cualquier otro tema.
¿Cómo saber que el Presidente no nos está tratando de manipular como lo trató de hacer con el asunto de que Vázquez Mota está cerca de Peña?
¿Por qué debemos de creerle?
He ahí el problema para los políticos en una democracia liberal.
En la medida en que hay libertad de expresión y muchas fuentes independientes de información, lo que dicen los políticos puede ser desmentido con la consecuente pérdida de credibilidad.
Es la diferencia entre vivir en un régimen político dictatorial que controla toda la información y uno democrático, donde existen múltiples fuentes para informarse.
En la Alemania nazi, por ejemplo, el Estado controlaba todos los medios de comunicación.
Ya con los aliados en las afueras de Berlín, el gobierno de Hitler seguía informando de una victoria inminente.
Como no había fuentes alternativas de información, muchos alemanes se lo creían.
Gran diferencia a lo ocurrido en Estados Unidos con la guerra de Vietnam.
En 1968, el periodista más importante de la superpotencia visitó el país asiático.
Walter Cronkite regresó convencido de que Estados Unidos no podría ganar en Vietnam.
Así lo reportó por televisión.
El entonces presidente Johnson comenzó a perder credibilidad.
Credibilidad que quedó hecha añicos cuando en 1971 el New York Times publicó los archivos del Pentágono, que demostraban cómo la administración Johnson había mentido de manera sistemática sobre la guerra.
Calderón, por cierto, no es el único que está tratando de manipular al electorado con cifras que quién sabe de dónde salen.
Lo mismo hace López Obrador.
El candidato progresista dice que él va ganar con 26% de los votos que tiene en algunas encuestas, las pagadas por sus partidos, ya que este porcentaje es de “voto seguro”; que sí va a salir a votar a diferencia de los que traen Peña y Josefina, que son “puro merengue”.
AMLO saca cuentas alegres y afirma que ya tiene en su buchaca 20 millones de votos, cinco millones más de los que obtuvo en 2006.
Yo, como en el caso de Calderón, tampoco le creo.
Porque afortunadamente hoy, a diferencia del pasado, tenemos en México fuentes independientes de información que nos permiten cuestionar las cifras del Presidente y de López Obrador.
Que los políticos digan lo que quieran.
Es su derecho. Hasta mentiras, si quieren, lo cual es común en su profesión.
Pero que tengan claro que si inventan cosas se arriesgan a que luego nadie les crea.
_________________________________
Día con Día
•    El otro lado de Nuevo León
-Héctor Aguilar Camín-

La bárbara fuga de 29 reos de la cárcel de Apodaca, con el asesinato de 44 internos, le dio la vuelta al mundo entre llamas y quejas, refrendando una visión apocalíptica de Nuevo León y su gobierno.
Estuve en Monterrey hace dos semanas, en una jornada intensiva.
Visité su Parque de Innovación y Transferencia Tecnológica, único en su género en el país.
Conocí su proyecto de Centro de Exportación Rápida de 60% de las mercancías que México vende a Estados Unidos, todas las cuales pasan por el entronque ferroviario de Nuevo León, con un valor cercano a los 200 mil millones de dólares.
Vi la impresionante reconstrucción urbana hecha en la ciudad de Monterrey luego de la destrucción catastrófica del huracán Allen, y supe del proyecto de reingeniería sustentable que está en marcha para una ciudad primada que representa 90 por ciento del valor de su estado, Nuevo León, y 8% del PIB de México (con 4% de la población).
Acudí a los cuarteles de lo que será la policía estatal, que han bautizado como Fuerza Civil, y que acaba de reunir su primera compañía de 600 hombres rumbo a los 14 mil que necesita el estado, según los criterios de la ONU.
Comí con el gobernador Rodrigo Medina, un político joven, en dominio de sus temas, vivamente ocupado de los detalles, aguijoneado por la adversidad.
Visité el Macrocentro Comunitario, un complejo de convivencia y enseñanza de artes oficios, levantado en lo que fue un gigantesco basurero, en el corazón de la colonia brava de Monterrey, la de los famosos tapados, a cuyas alturas, intrincadas como una favela, todavía no puede entrar la policía.
Supe del proyecto en marcha para resolver la única limitante física seria al desarrollo de Nuevo León, que es la falta de agua: traerán del caudal del Pánuco, por un acueducto de 260 kilómetros, a través de los estados de Veracruz, San Luis Potosí y Tamaulipas, un caudal de 14 metros cúbicos por segundo, que duplicará el que administra hoy en Nuevo León una de las empresas públicas de agua más eficientes de la República.
No vi en todo eso sino el vigor de un estado que tiene la mirada y las decisiones puestas en el futuro, en los órdenes fundamentales de su vida: la innovación industrial, la modernidad urbana, la seguridad pública, la política social, la infraestructura estratégica.
Durante la comida, el gobernador habló con solvencia y vigor de todo esto, con énfasis en su decisión de atacar el problema de la seguridad, y en particular el problema de las cárceles, la primera de las cuales iba a visitar esa misma tarde, al terminar nuestra comida.
Las llamas y los muertos de la cárcel de Apodaca, con toda su verdad irrecusable, no han borrado de mi cabeza la impresión dominante de aquella visita; Nuevo León será la primera región de primer mundo que tendremos en México.
Tiene la economía, la sociedad y el gobierno suficientes para ello.
Aunque no haya domado sus cárceles.
________________________________________
El Asalto a la Razón
•    Con Del Real, Medina les tapó la boca
-Carlos Marín-

Sin disminuir la trascendencia que, para mal, han tenido los desatinos del gobernador de Nuevo León en el nombramiento de secretarios de Seguridad Pública, sorprende el reincidente activismo político de una facción del empresariado neoleonés.
Por lo visto, ajeno al insolente “ultimátum” que una parte de su gremio dio a Rodrigo Medina tras la fuga de 29 y asesinato de 44 en el penal de Apodaca, Lorenzo Zambrano reprochó, sí, la “mediocridad” en el área de seguridad estatal pero, al preguntársele si también consideraba que el mandatario debía irse a su casa, el presidente y director de Cemex cortó de manera tajante:
“Ya dije lo que pensaba…”.
A diferencia de sus coleguitas locales del Consejo Cívico de Instituciones, la Cámara de la Industria de la Transformación y la Confederación Patronal que, a través de Eugenio Clariond Rangel, advirtieron que le hacían “la última llamada al gobierno del estado…”, Zambrano más bien reconoció los esfuerzos realizados:
“Hemos avanzado en algunas partes; hay otras como la que acabamos de ver, que muestran que tenemos mucho que hacer todavía. Mientras no haya personas claramente capaces y responsables de las áreas de seguridad en Nuevo León, no vamos a avanzar con la rapidez que debiéramos. Hay áreas que han ido bien, como es la creación de la nueva Fuerza Civil, y otras que están avanzando razonablemente, pero yo diría que falta muchísimo en la capacidad de que haya consecuencias inmediatas a fallas, diría fallas menores; fallas que no se manifiestan con la brutalidad como se manifestó lo del Cereso” (la cárcel de Apodaca), declaró.
El prominente empresario ha de saber muy bien de lo que habla.
No de otra manera se explica que, responsable y generosamente, haya privado en dos ocasiones a su corporativo de los servicios (en México y el mundo) del ingeniero Jorge Tello Peón, el irreprochable ex director general del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, para permitirle incorporarse como secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Seguridad Pública, y después, hasta la fecha, como asesor del gobernador en tan especializada materia.
La inquina del grupo empresarial que promueve la salida de Medina delata la cachaza con que sus voceros difunden, inclusive, imágenes de narco-pancartas aparecidas en vialidades de Monterrey donde se afirma que el gobernador “obedece” a jefes de organizaciones criminales, en pago porque dizque le financiaron su campaña.
Son los mismos que soñaban con que el ex secretario de Gobierno de José Natividad González Parás, Rogelio Cerda, fuera gobernador, pero que cayó tanto por la descomposición del estado, como por una investigación ministerial sobre sus hermanos por supuestas implicaciones en el negocio de casinos.
El nombramiento como nuevo secretario de Seguridad Pública del divisionario Javier del Real Magallanes, ex comandante de la Cuarta Región Militar (que comprende otras entidades, pero tiene su sede en Nuevo León) y ex subsecretario de la SSP de Genaro García Luna, moja la pólvora de la “última llamada” de los golpistas regios.
_________________________________
Nudo gordiano
•    Calderón no será Fox
-Yuriria Sierra-
EXCÉLSIOR

Lo dicho hace un par de días por Felipe Calderón, y que desató una horda de críticas negativas eincluso costó una llamada de atención por parte del Instituto Federal Electoral, sigue siendo tema de un debate casi insensato. Entristece que nuestra democracia se atrape en un debate falso, donde sólo son acusaciones lo que lo “enriquece”.
Si bien el Presidente de la República se pudo ahorrar lo que resultó ser un polémico comentario que hasta, dicen testigos, sustentó con una lámina ilustrativa, lo cierto es que el tema tampoco debería dar para tanto malestar.
Lo malo de tan confusas leyes electorales es que ya todo puede ser mal visto por el enemigo, o celebrado por el equipo al que se pertenezca.
El jueves, el IFE llamaba al Presidente a medir sus declaraciones.
Y es que aún vive el recuerdo de 2006, con Vicente Fox resaltando los logros de su sexenio en plena época electoral rumbo a su sucesión.
Esto es muy distinto; Felipe Calderón no utilizó recursos públicos para los números (de los que no se niega una dudosa calidad en el estudio), pues ayer se aclaraba que había sido el Partido Acción Nacional el que los había pagado.
Para bajar presión, salía ayer Calderón a decir que durante los tiempos electorales evitará cualquier acto que genere desconfianza.
Y es que ya bastante entretenidos están los partidos y las autoridades electorales en descifrar la ley aprobada en 2007: lo que sí se puede, lo que no, lo que quisieron decir, los supuestos, a lo que se referían, lo que debió ser… y un largo, largo etcétera.
Pero para aumentarla, el PRD solicita ya la grabación del encuentro del Presidente con consejeros de Banamex (quienes, a pesar de haber sido los oyentes de tal declaración, decidieron guardar silencio) para que el IFE revise si hubo o no alguna violación y, claro, si esto amerita alguna penalización.
La queja ya está presentada en aquella institución, y ya amenazaron con presentar cuanta queja se les ocurra, apenas noten algo que no les guste.
Muy respetuosos y vigilantes de la ley resultaron.
Pero siguiendo con el tema de lo que dijo el Presidente, además de esperar que paren las críticas que han llovido por todos lados, resta también hacer guardia en la espera de los costos políticos que esto pueda traer.
Lo dicho por Calderón, refiriéndose a los cuatro puntos de distancia entre el candidato presidencial puntero y el segundo lugar (léase entre Enrique Peña Nieto y Josefina Vázquez Mota), y que fue desmentido por algunas casas encuestadoras, podría resultar contraproducente para la campaña de la candidata del PAN; quedarse como un “no me ayudes, compadre…”

Compartir