Compartir

Nuestra máxima institución educativa en el estado, la universidad michoacana de San Nicolás Hidalgo está, dicen, en crisis financiera, y esta situación es recurrente, digamos, clásica e, igualmente, es clásica la actitud de las organizaciones gremiales, que se manifiesten en defensa de sus derechos laborales y pecuniarios, en la única forma que las autoridades universitarias y políticas del estado, y de la Federación, hacen caso: suspendiendo laborares académicas y de investigación, si las hay, y manifestándose en las calles de la ciudad y en la toma de las instalaciones universitarias.

Y esta situación es tan inaceptable como increíble.

Inaceptable e increíble, porque lo que se vive semestre a semestre, año escolar a año escolar es repetitivo y entonces uno piensa que es error de planeación, presupuestaria, de administración, de política. Si en la máxima Casa de Estudios del estado, se manifiestan estos problemas, donde están los maestros, los docentes que enseñan sobre planeación, presupuestación, programación, impuestos, política, relaciones laborales, sindicalismo, administración de personal, dirección de empresas, alta dirección empresarial, gestión empresariales., ¿qué se puede esperar de las instituciones educativas públicas, un poco menores?

Y el rector actual, y los pasados, ¿qué hace – qué hicieron – para considerar, presupuestar, gestionar, resolver, esta situación?

Si bien la educación superior es gratuita, también las asociaciones – si hay más de una – ¿qué han hecho, qué proponen para ayudar a encontrar una salida definitiva a esta situación, y para tener recursos financieros para el momento?

Por otro lado, lo que se vive, no es únicamente cuestión de las pensiones de los trabajadores en condición de retiro; lo es también porque está desbalanceada la balanza financiera: más trabajadores –docentes y técnico administrativos – de los necesarios y presupuestados, que rompe el equilibrio, lo que indica que no existe, no se manifiesta equilibrio en las relaciones trabajadores>autoridades Ingresos, ni aceptables relaciones entre ambas fuerzas. Es evidente que la UMSNH está gorda, adiposa y muy lenta, o inmóvil y es onerosa.

Por otro lado, la misma rectoría no propone ni una opción para salir del hoyo=agujero y ahí está dentro y sigue y da vueltas y así no cambiará la situación. Continúa cometiendo los mismos errores.

El titular del Ejecutivo estatal, Silvano Aureoles Conejo, informó que ya había recursos; que Federación había realizado la entrega=situación de los recursos y todos contentos, pues habrá pagos legales y legítimos, pero, reflexionando, sí la Federación no da dinero así como así para “salvar a la UMSNH”, ¿por qué los entregó? ¿A qué se comprometieron las autoridades políticas y de finanzas estatales para el futuro – ¿hipotecándolo?, porque así no son soluciones? Si, muy poco probable la Federación dio los recursos así como así, si los iba a dar, ¿por qué los entregó tan tarde? Eso es perversidad.

Compartir