Compartir

La midseason de la octava temporada de The Walking Dead ha culminado anoche con uno de los capítulos más sangrientos de la ficción zombie, que se ha saldado con una víctima inesperada. El adiós de este personaje ha sido una gran sorpresa para los fans de la serie basada en los cómics de Robert Kirkman, que han inundado las redes sociales para mostrar su descontento.

“Todo lo que debemos hacer es sobrevivir esta noche”, adelantaba Carl en una de las promos del capítulo 8×08.

En el capítulo, que tiene una duración más larga de lo habitual, el personaje de Chandler Riggs es mordido por un caminante después de ser herido por una de las bombas lanzadas por los Salvadores, que han tomado Alexandria.

A pesar de que algunos fans ya especulaban sobre la muerte del joven, numerosos seguidores de la serie de AMC se niegan a asumir que Carl pueda ser víctima de las mordeduras zombie, llegando a afirmar que el personaje podría “ser inmune”.

Tras la emisión del capítulo Twitter se ha llenado esta madrugada de “emotivos” mensajes por la muerte del hijo de Rick (Andrew Lincoln).

Muchos aseguran que están “deprimidos” ante la noticia y algunos incluso bromean que necesitarán “un terapeuta” para superar la tragedia y que “es la peor noche hasta el momento”.

Otros han admitido que “incluso los actores jóvenes van a la universidad”, y que era el momento de que Riggs dijera adiós a su personaje después de siete años.

Por su parte, el actor ha agradecido a sus fans el apoyo durante las ocho temporadas y ha afirmado que “pronto oirán noticias suyas”.

Asimismo, desde la cuenta oficial de The Walking Dead han asegurado que “nada de esto es un sueño”, por lo que Rick tendrá que seguir adelante en su lucha contra los Salvadores a pesar de la pérdida de su hijo.

Compartir