Compartir

En  los  asuntos de la desprestigiada política mexicana, muchos son los sacrificados por quienes con su malosa habilidad y su incultura política, en esta importante ciencia para la humanidad, con frecuencia confabulándose y  arrastrándose como serpientes,  se han ido infiltrando en asuntos de gobierno de tal manera  que con esa actitud, han degradado que de la política como ciencia quede muy poco, pues los que verdaderamente valen por sus conocimientos, honradez, inteligencia, disposición de servicio  y nacionalismo, van quedando atrás  y empiezan a ser utilizados, solo  hasta cuando el barco comienza a naufragar.

Cuando lo anterior sucede, los ratones gobernando  buscan rápidamente la salvación, buscando cambiar lo más rápido posible de embarcación sin importar lo que del barco quede. Nadando de muertito, pueden ser salvados sin  importarles  lo que de la navegación quede. ¡Esa es la Política Mexicana en lo general!

Desde varios sexenios pasados, a México lo han desfondado, destrozado; lacerado nuestro  país, los diversos gobernantes lo han desprestigiado, lo han empobrecido. Muchos de sus principales autoridades en los tres niveles de gobierno, pero principalmente en la Presidencia, han dejado huellas  de sus torpezas y hurtos y denigrado los tres poderes que supuestamente conforman el Gobierno.

Quizá el más ridículos “representante del Poder Ejecutivo”  lo sean  Salinas, Fox y el actual presidente (en minúsculas), que “canta mal hasta las rancheras”, pues fuera de tono, ha súper endrogado, empobrecido, vendido y ridiculizado su imagen, amen de empeñar el futuro de nuevas generaciones.

Lo anterior es el rostro de nuestro país a lo largo de los años, barco  que  navega en aguas profundas, sin brújula y que empezó  a “hacer agua, a naufragar” desde sexenios anteriores. Por eso, los despreciados ratones buscan un asidero, pasarse a otro barco, colgarse de las tetas a efecto de continuar mamando de la ubre.

¡Son muchos para tan poca leche!  y contados los que serán afortunados con alguna posición política; algunos descobijados van por su propia cuenta, otros buscan el mejor postor y muchos tienen puesta la esperanza en los que recientemente han dejado sus idílicas posiciones para ir en busca de un esperanzado campo que sembrado de dinero, desde luego tomado del erario público,  los lleve a la silla presidencial .

No se  cuál sea la posibilidad (o la esperanza) de los candidatos de ese partido político que fundara el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas y desde luego que de los oros, que ahora se hunden en la mediocridad de sus miembros dirigentes y que día a día se deprecian más y más.  Es innegable asentar que todavía hay gente seria y honesta que no ha renunciado a sus militancias pero que se aferran (o esperan tal vez) darle los últimos sacramentos  para poder sepultarlos.

Aún cuando todavía no se dé el banderazo de arranque en las diversas  campañas, ya hay candidatos pre destapados principalmente en el PAN, que como es sabido, tiene ya a su disposición lo que queda del Partido de la Revolución Democrática y de otros partiditos que melosamente se funden con  el de los panistas.

Cabe indicar que de aquel brioso y animoso corcel que fue el Partido de la Revolución Democrática, solo queda un jamelgo, es decir, un caballo esquelético o desvencijado, viejo, que fuese un corcel de pura sangre , un verdadero partido de oposición al régimen caduco, que se transformó por sus trapacerías e intereses económicos y se convirtió en un  caballo flaco, desgarbado, falto de alimento, sin brío. Los que aun aguantaban tanta desvergüenza, terminaron yéndose con Morena, por ser mística, virgen y sin malicia y dese luego, que la resaca del PRD quedo haciendo concertaciones con el PAN.

Pocos pues serán los afortunados con algunas posiciones en juego e irán, en los próximos meses, sudando la gota gorda buscando el voto, ofertando lo que seguramente (de lograr su objetivo impredecible) no cumplirán. En fin, la película la hemos visto ya repetidas veces, pero aun así, será siempre mejor lograr los cambios por medio del voto que por las revueltas previsibles de seguir robándose el voto electoral como ya es un script del partido en el poder.

Y el PRD, como la canción aquella que decía …!Y de aquel chorro de voz, solo le quedó un chisguete¡.

Compartir