Compartir

La corrupción es uno de los principales jinetes del apocalipsis que destruye las bases sociales de nuestro País, así como la relación de la sociedad con los gobiernos. Su costo social y económico es muy alto. Combatirla ha sido tarea de muchos años, sin embargo, parece que es una sanguijuela que se ha adherido a los usos y costumbres de nuestra sociedad. En la misma hay por lo menos dos actores, el que recibe los beneficios del soborno y el que soborna, esto es el que lo paga, seguro de que con el tiempo recuperara multiplicada su inversión. El primero piensa que nunca será descubierto y si lo es para resultar inmune gracias a la red de corrupción y complicidades que ha construido.

Hay muchos instrumentos para combatirla, entre ellos las auditorias, sin embargo, sus alcances son limitados, para concluir el proceso con sanción.  Ello puede advertirse en los casos en que ha habido castigo, la mayoría viene de denuncias, generalmente anónimas, realizadas por ciudadanos, ya sea por advertir cambios en los hábitos de vida de los corruptos, o por problemas entre ellos y los otros.

Muchos de los ex funcionarios o gobernadores en la cárcel o en proceso, han sido detenidos debido al trabajo de las autoridades fiscales, ya sea por lavado de dinero, evasión fiscal o enriquecimiento inexplicable, tal y como hace muchos años le sucedió a Al Capone. Así en la cosa pública es más dramática la impunidad.

Hoy hay mejores técnicas para combatir la corrupción, tenemos ya un Sistema Nacional Anticorrupción en construcción., pero aún nos falta y existe muchos baches en el camino.

Por eso resulta valioso el trabajo que realiza la UDLAP cuyo Rector es Luis Ernesto Derbez, sobre la impunidad en México, el primero en 2015, y el más reciente este año

El costo de la corrupción es correlativo con la impunidad. Incluso me castiga, pero poquito, siempre hay trucos legales para reducir el monto del daño o para esconder un aparte importante de lo robado. Su costo monetario y económico es muy alto, como lo han estimado en su momento el IMCO, CIDAC, México Evalúa y México ¿Cómo vanos?. El propio Banco Mundial y en el Estudio Mundial de Fraude Ocupacional y el Abuso 2010, de la ACFE.

En el informe 2015 de la UDLAP nos ubica en el segundo lugar de mayor impunidad en el Mundo.  Se trata todavía de un Informe que, solo abarca 69 países, 124 no aportaron información, pero en esta muestra México queda en el cuarto lugar del Índice, sin embargo, no olvidemos que 124 no aportan datos, así que esto es relativo. Pero en el Estudio de la UDLAP hay 65 países que hoy tienen menos impunidad que nosotros, .no lo olvidemos

Como se muestra en este importante documento de la UDLAP, hay una correlación entre la corrupción e impunidad: si no se detecta, denuncia y castiga oportunamente, la impunidad se corona. Desgraciadamente la historia de México está llena de muchos ejemplos de impunidad, que inclusiva ha hecho mitos a los corruptos del pasado, que hoy parecen incluso héroes.  Simplemente nadie denunciaba y si lo hacia lo hacían añicos, hoy hay libertad de expresión.

En suma, existen razones estructurales y de niveles de desarrollo para explicarnos la corrupción y por supuesto la impunidad, por eso en América Latina es tan alta y poco a poco vamos conociendo su dimensión, como en este Índice Global de Impunidad de la UDLAP:

De ahí la importancia del trabajo que encabeza Derbez, que complementa el esfuerzo que a nivel internacional y en México, realizan diversas organizaciones de la sociedad civil como Transparencia Mexicano o Mexicanos Unidos contra la Corrupción.

Qué pena los sucesos de ayer en Oaxaca, violencia irracional que busca impunidad.  Ninguna sociedad se desarrolla Así. Es el turno de la sociedad civil.

Compartir