Compartir

Se dio a partir de cuando los agentes de Gobernación en general, hacían una quema parcial de las drogas confiscadas y le entraban superficialmente al comercio de las mismas; o bien, cuando se mantenían ciegas gracias a las múltiples recompensas recibidas por los malosos. Esos oficiales “defensoras” de la sociedad, mantenían en los Estados de la República y en la Capital del país la distribución o trafico de las mismas y, desde luego, incrementaban el consumo de estupefacientes en forma por demás tranquila, prácticamente sin prepotencia y sin muchas muertes, de tal manera que no había problema mayor en el país, pues con los contrabandistas de drogas había ciertos arreglos. sin guerra alguna, excepto cuando éstos se negaban a “gratificar” a los ”agentes de la ley” o bien, cuando los diversos líderes se guerreaban entre si para defender sus cotos de poder. Desde esos ayeres, han pasado ya decenas de años y se han cuantificado muchísimos muertos y desaparecidos. Desde luego que falsos o supuestos guardianes del orden, en silencio, empezaron a enriquecerse nadando de muertito.
En ese entonces no había esa guerra que iniciara un borrascoso llorón y alcohólico hermano de su hermana y los muertos por este comercio ilegal perseguido con la finalidad de borrar los robo y el saqueo de la República, no eran el problema mayor ni lo son todavía, pues las torpezas presidenciales y la falta de ética y de Moral, ha provocado una gran corrupción política.


Devino en lo general una gran corrupción y creció la intranquilidad nacional y rápidamente, a los lectores de los aconteceres políticos, nos empezó a llamar la atención la frecuencia y multicidad de los atracos públicos, los asesinatos de estudiantes, frecuentes y masivos y desde luego, la incapacidad de la policía y al paso de los meses, la utilización de la Armada Nacional y la participación Ejército Nacional, al margen de las normas constitucionales.
Ejército y Marina para combatían esforzándose pero actuando ilegalmente contra los delincuentes actuando en ocasiones frecuentes asesinando a los facinerosos, precisamente por ordenes del Jefe Supremo de las fuerzas federales, cuando de hecho, era el mismo gobierno el que mantenía una relación “fraterna” con los productores. ¡El problema real no era ni el cultivo y la producción de enervantes, sino la corrupción de los gobernantes¡.
¿Quien no recuerda la compra a Rusia de leche contaminada radioactivamente?, ¿acaso alguien ha olvidado el asesinato de Luis Donaldo Colosio, las compras de casas por el propio Presidente de la República y sus asociados?.
En esos viejos tiempos, en lo general los lectores de diarios y revistas nos centrábamos en los asuntos de la Política y ha sabiendas de los moches que recibían tanto judiciales, como autoridades federales y algunas estatales, así como uno que otro comandante militar, no pasaba de allí el problema, pues las mismas autoridades participaban del gran comercio de las drogas que les dejaba millones y millones de pesos.
Desafortunadamente en México están tan podridas las cosas que el hermano de la ahora precandidata sin partido, alejada del partido político del que uno de los importantes personajes fundadores del prácticamente partido opositor fue su creador.
La aspirante a una curul durmió panista y al amanecer de un día, despertó sin partido. De la noche a la mañana se realizó el milagro y se volvió independiente, sólo porque en el proyecto de su ex partido no se le contemplaba lo que en derecho supuesto le correspondía siempre vivir del poder político, cuasi legisladora vitalicia.
En la otra cara de los cambiantes partidos, está lo que queda del PRD, ya sin imagen, ya incoloro, políticamente desdibujado, y drásticamente disminuido, pues ese Sol multicolor o cromático, perdió su energía, la luz esperanzadora precisamente por la corrupción de los chuchos. Ya sin esencia, bien podía haberla cobijado ese nuevo cuasi partido incoloro, pero como ese Sol ya sin luz, sin energía, pienso, no puede calentar a nadie más que a los fundadores quienes con frecuencia nos acordamos de los progenitores de ese ahora pálido aliado a la derecha ¡Habráse vido Sancho¡ Los que quedan de su militancia, menos van a cobijar a la ex militante del PAN, ahora asociado con los chuchos.
La realidad es que nuestra paisana “salió de su ancestral partido no porque no la quisieran, sino porque no le dieron nada”. Ahora, ya independiente, alma solitaria, busca el milagro que su ex partido le negara. Es una pena que tantos años pasara en el PAN y ahora, implora al cielo, no salir del presupuesto de la Nación.

Compartir