Compartir

Por supuesto también a Chiapas y a todas las regiones afectadas, incluido Tabasco.

Como he llegado a comentar a partir de las experiencias del impacto de los desastres naturales, dentro de los cuales los terremotos son los más intensos, el daño es mayor cuando se combina con pobreza y lo que ello significa: infraestructura y construcción de vivienda precarios, poca preparación para las emergencias, etcétera. Si observamos el edificio que vimos en un video como cae en Juchitán, no se ve una sola varilla, esto era una construcción endeble y frágil. Además, se trata de construcciones viejas, con nulo mantenimiento y rodeadas de una maraña impresionante de cables.

Esto es hay una correlación perfecta entre pobreza y la desigualdad, con la dimensión del daño y el número de víctimas, que se han concentrado en el Istmo de Tehuantepec, principalmente en Juchitán e Ixtaltepec. En Juchitán como mencionaba ayer Loret de Mola, casi en todas las calles solo hay fachadas.

Oaxaca y Chiapas se encuentran en los últimos peldaños de la pobreza en el País, existen localidades que se asemejan a las de los países más pobres de África y Asia, con precaria infraestructura urbana. Vivimos en una estructura nacional de la desigualdad, que se repite en cada estado. En Oaxaca hay 426 municipios de alto y muy alto grado de marginalidad, pero aun en esos hay zonas en condiciones de pobreza extrema. Dentro de Oaxaca, la mayor pobreza se encuentra en La Cañada, la Sierra Sur y la Zona Mixe en la Sierra norte. Luego viene el Istmo, del cual el País ha observado la pobreza que lastima, donde el municipio más pobre es San Mateo del Mar, según el INEGI.

Los municipios afectados, son –además de Juchitán- Ixtepec, Ixtaltepec, Santo Domingo Tehuantepec, El Espinal, Santa María y San Mateo del Mar, estos dos últimos con conflictos ancestrales por problemas de límites, incluso para hacer llegar la ayuda a San Mateo, la Cruz Roja local la llevara por mar. Matías Romero afectado también, se encuentra sobre la carretera a Palomares, Veracruz.

Los muertos han sido muchos principalmente en Juchitán, en la mañana se hablaba de 71.

Es notable que en Salina Cruz no hubo muertos, si daños de infraestructura, siendo un municipio con 83 colonias, que recorre constantemente el presidente municipal. Las autoridades municipales han estado trabajando intensamente, lo mismo en Salina Cruz, que en Juchitán e Ixtaltepec, el otro municipio más afectado, así como los demás afectados, pero necesitan ayuda urgente para poder atender a su población y evitar hambruna e infecciones. El flagelo contra Oaxaca no para, recordemos los daños recientes de los huracanes, la sequía, después inundación y la explosión en la refinería de Salina Cruz. Hoy domingo pe se habla de 17 muertos por las lluvias.

Es natural entonces la afectación de la infraestructura carretera, lo cual limita el acceso pronto de auxilio, la destrucción de viviendas requiere ubicar inmediatamente a la población que perdió la suya. Las escuelas fueron muy afectadas en toda la región y entonces hay que ubicar espacios alternos para los que perdieron todo. Después tener lo indispensable, como agua, alimentos no perecederos, medicinas no caducadas por supuesto y cobijas.

Edificios públicos federales, estatales y municipales quedaron dañados, incluso en la capital del Estado, algunos se tendrán que demoler.

CENTROS DE ACOPIO

Por todo debemos ayudar con lo que podamos, habrá varios centros de acopio, como el que estará en las oficinas de la Autoridad Federal para las Zonas Económicas, sito en Cervantes 639, colonia irrigación, delegación Miguel Hidalgo, en apoyo a los damnificados de Oaxaca y Chiapas.

Hay que ayudar cuando se necesita y con lo que se necesita. Hoy es uno de esos momentos.

Compartir