Compartir

El Chelsea censuró los cánticos antisemitas coreados por sus aficionados este sábado en la victoria ante el Leicester City (2-1), e instó a los aficionados a que paren este tipo de consignas.

Después de que el español Álvaro Morata abrió el marcador poco antes del descanso, los seguidores Blues comenzaron a cantar: “Álvaro, Álvaro. Viene de Madrid y odia a los jodidos Yids”, un término peyorativo con el que referirse a los judíos y en particular a los fanáticos del Tottenham Hotspur, su principal rival, considerado el club de la comunidad judía de la capital.

Los periodistas preguntaron del hecho al entrenador Antonio Conte, pero el jefe de prensa, Steve Atkins, cortó rápido la pregunta: “No creo que Antonio fuera consciente de los cánticos, así que puedo hablar en nombre del club”, dijo.

“El club y los jugadores aprecian el apoyo de sus aficionados fuera de casa, pero la letra de esa canción es inaceptable”, censuró Atkins. “Hemos hablado con Álvaro tras el partido y no quiere que se le relacione con esa canción, así que tanto el jugador como el club pedimos a los hinchas que dejen de cantarla con efecto inmediato”, concluyó.

El jugador agradeció el cariño de la afición a través de su cuenta de Twitter pero pidió que esta situación no se repita.

No es la primera vez que los aficionados Blues corean consignas antisemitas; en febrero de 2015, un grupo fue grabado expulsando del metro parisino a un ciudadano de raza negra al coincidir con su visita para un partido de Champions.

En 2013, la federación inglesa advirtió a los seguidores que usar la palabra Yid podría resultar en arresto, como parte de una campaña contra la discriminación.

Hace unos días, la FIFA abrió un expediente disciplinario contra la federación alemana después que algunos de sus aficionados entonaron cánticos nazi, en el partido por las eliminatorias mundialistas en la República Checa. Ahora, se espera la reacción del órgano rector del balompié mundial ante este nuevo acontecimiento racista. Agencias

Compartir