Compartir

El capitán de las Selección Mexicana, Andrés Guardado, aseguró que en sus ambiciones mundialistas “el techo no existe” y, aún a riesgo de ser tratado de “loco”, dijo que se prepara para el Mundial de Rusia 2018 con el objetivo de hacer campeón al Tricolor.

“La ambición de México está muy clara. Se habla mucho de hacer un Mundial diferente. No sólo pasar del quinto partido, que se habla mucho en México. Nosotros nos ponemos el listón muy alto. El techo no existe”, dijo Andrés Guardado, uno de los capitanes de la Selección Mexicana.

El centrocampista del Betis, que acumula 116 partidos como internacional y 15 goles con la casaca del Tri, se expresó así en la conferencia de prensa previa al encuentro entre Bélgica y México que se disputará en el estadio Rey Balduino de Bruselas.

“Muchos me tacharán de loco” pero “ojalá podamos ser campeones”, en Rusia, dijo el de originario de Guadalajara, ya de 31 años y con la posibilidad que la Copa del Mundo de 2018 sea el último que disputa.

El exjugador del Valencia, Deportivo de la Coruña, Bayer Leverkusen, PSV Eindhoven y Atlas aseguró que el duelo contra Bélgica servirá para que el representativo norteamericano salga de la zona de confort y se empiece a familiarizar con el nivel de competitividad que afrontará en Rusia.

“Lo que se busca en estos partidos es salir de tu zona de confort”, señaló en relación a un partido que el conjunto tricolor disputará “en Bélgica, en su casa, con el frío” y en un escenario “que a lo mejor muchos no están acostumbrados”, complementó el llamado Principito, uno de los que pedía más partidos con rivales de alto nivel.

Guardado celebró además que el rival sea la Bélgica que dirige el español Roberto Martínez, con estrellas como Eden Hazard (Chelsea), Kevin De Bruyne (Manchester City) o Thibaut Courtois (Chelsea).

“Si te enfrentas contra los mejores y entrenas con los mejores, al final eso te hace mejorar”, comentó el capitán de la Tricolor”, quien añadió: “El hecho de hablar de que le vamos a pelear la posición es porque no vamos a renunciar al juego que hacemos nosotros. Vamos a jugar igual que siempre”.

Guardado subrayó que la “fortaleza” de la Selección Mexicana “no es el juego aéreo, el juego directo” sino “tener la pelota”, de modo que mantener la posesión será el desafío de mañana en Bruselas para los mexicanos.

“Es el gran reto que queremos, que venimos a buscar en este tipo de partidos. Los partidos te sirven para lo que tú quieres que te sirvan, sea en el país que sea”, aseguró el jugador surgido en el Atlas.

Compartir