Compartir

Monterrey.- Ni guerra, ni batallado, no pelea. El clásico regio es “una competencia deportiva”, un “espectáculo, y cómo tal debemos tomarlo”, dijo el presidente de Tigres, Alejandro Rodríguez.

“Es una oportunidad de mostrar que podemos convivir, que podemos tener dos partidos en plena paz, así que nada de guerra, uno va a ganar y el otro va a perder”, dijo a las afueras del estadio Universitario donde los Tigres realizaron su práctica a puerta cerrada.

El ingeniero agregó que espera que está final regia, “sea la primera de muchas, y si no hay que volver a buscarla, nosotros vamos por otra y si nos caemos, nos volvemos a levantar”.

Después de haberles dejado pasar la tarde y noche del lunes con su familia, los Rayados se concentraron de cara al juego de ida por la gran final contra Tigres.

La buena noticia para Antonio Mohamed es que todos sus futbolistas se encuentran sanos, tanto Avilés Hurtado que no jugó el partido de vuelta contra Morelia, así como César Montes quién arrastraba dolencias entrenaron con normalidad y se pusieron a las órdenes de su técnico.

Compartir