Compartir

“Qué triste fue decirnos adiós”, cantó José Joel, en representación de su papá José José, en la Séptima Ceremonia de Investidura del Salón de la Fama en México. Frase que compagina con la dicha horas antes por Alberto García Aspe, uno de los investidos 2017, que declaró que “el retiro es como la muerte”, porque “ya no vas a jugar futbol, pero siempre vas a terminar hablando de él”.

La mejor forma de mantener vivo el recuerdo del pasado”, dijo Jorge Valdano, otro de los que se unen al Salón de la Fama, “es reconociendo a los que hicieron historia”. En Pachuca, se invistió a 11 de los mejores representantes del futbol, de la llamada “ópera de los pobres”, así nombrado por el campeón con el Real Madrid y Argentina en México 86.

La alineación de la Ceremonia de Investidura 2017 del Salón de la Fama inició en el mediocampo con Ramón Ramírez, exseleccionado nacional y campeón con Chivas; siguió con el búlgaro Hristo Stoichkov, presentado por Rafael Márquez, además de Josep Guardiola, uno de los técnicos del káiser mexicano. Se sumó el Príncipe Enzo Francescoli, presentado por Diego Alonso, y con él su compatriota Carlos el Tanque Miloc. En la lista también estaba Paco Gento, estelar del Real Madrid, acompañado de Jorge Valdano. También se nombró a Ignacio Calderón y Guillermo Sepúlveda, integrantes del Campeonísimo Guadalajara.

97
personajes han sido reconocidos a lo largo de siete años, desde que se implementó la Investidura al Salón de la Fama del Futbol

A Alberto García Aspe lo anunció Miguel Mejía Barón, quien le enseñó el sacrificio en Pumas, y se tomó en cuenta a una de las goleadoras de la selección de Alemania, Birgit Prinz, que no pudo estar por compromisos en su país.

De los once, sólo cinco pudieron asistir a la gala. Los cuatro mexicanos: Alberto García Aspe, Ramón Ramírez, Tigre Sepúlveda e Ignacio Calderón, acompañados por el argentino Jorge Valdano. Enzo Francescoli se quedó en su país para apagar el fuego que hay en el River Plate, con problemas futbolísticos. Gento no pudo viajar debido a que fue operado del corazón el año pasado y no puede realizar traslados largos en avión. Pep Guardiola pidió que no se le invitara porque debía de trabajar con el Manchester City y Hristo Stoichkov se ausentó por problemas comerciales.

Uno se siente indefenso cuando lo elogian, aunque sea argentino, se siente sin armas”, dijo Jorge Valdano, presentado por Hugo Sánchez. “Imaginarse el futuro es importantísimo, pero más importante es tener memoria, por eso el Salón de la Fama toma importancia, porque hace no olvidar a otros futbolistas”, agregó.

En Pachuca, por séptima ocasión, hubo un reconocimiento al adiós.

Compartir